21 mar. 2014

Mensaje 20 de marzo de 2014 - España

EN ESO RECONOCERÁN QUE SOIS HIJOS DEL PADRE CELESTIAL

Todos los hijos de Dios deben ser dignos del Padre que tienen y deben ser modelo para aquellas almas que aun no son hijos de Dios como los paganos y, para aquellas que siéndolo no responden a los deseos de Su Padre Eterno. Yo, Jesús, os hablo.

No porque estéis bautizados ya está cumplida esa filiación con Dios, no hijos, no, debéis procurar ser como vuestro Padre Celestial quiere que seáis, y amar a vuestros enemigos, a los que os tienen envidia, a los que os critican, a los que os ponen tropiezos para que no prosperéis, a los que os maldicen. Quien así obra, obra según la voluntad de su Padre Eterno y son ejemplos para los demás y, además son fructíferas sus obras, porque quien obra el bien pero lo hace por vanidad, o lo hace con algún rencor en el alma, ese bien si no hay muy rectas intenciones, no da fruto.

Debéis hacer el bien, claro hijos, pero hacerlo con el alma limpia de pecado, en armonía con vuestro Padre Celestial que mandó a Su Hijo único para salvaros a todos sin excepción. Yo, hijos Míos, vine a salvaros a todos, esa fue la voluntad de Mi Padre y la cumplí a la perfección. También Mi Santa Madre cumplió a la perfección sus designios según Mi Padre Eterno, Ella amó hasta la saciedad incluso a los que Me odiaban e intercedía por ellos al pie de la Cruz junto a Mí. Yo, Jesús, os hablo.

Llega pronto el día del Amor Fraterno, con el mandamiento nuevo que os di: Amaos los unos a los otros como Yo os he amado (Jn 13, 34) y para que no tengáis duda de cuál debe ser el modelo a seguir, Me puse a Mí mismo como modelo, para que os améis los unos a los otros como Yo os he amado y os amo. Porque hijos, en eso reconocerán que sois Mis discípulos, en eso reconocerán que sois hijos del Padre Celestial, y no en la muchas actividades que hagáis, sino en amaros los unos a los otros como Yo, vuestro Jesús, os he amado.

Poned en práctica estos mensajes que esperáis con tanto afán, porque si lo leéis y no los ponéis en práctica, vuestra necedad es inmensa. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario