14 abr. 2014

Mensaje 14 abril de 2014 - España

PRONTO VIVIRÉIS LOS MISTERIOS DE MI REDENCIÓN Y NI TODAS LA MENTES JUNTAS PUEDEN COMPRENDER EL TESORO INFINITO QUE ES MI REDENCIÓN

Hijos Míos, Soy Jesús de Nazaret quien os habla, Vuestro Redentor. Pronto viviréis los
misterios de Mi Redención y os digo, ni todas la mentes juntas de los cristianos, ni aun siquiera de la Humanidad entera, pueden alcanzar a comprender el tesoro infinito que es para todos Mi Redención. Y lo que más nos duele en el Cielo es que muchas almas se perderán y no aprovecharan Mis sufrimientos. Yo, Jesús, os hablo.

Yo no os pido que entendáis más de lo que vuestra inteligencia alcanza, os pido que creáis, porque en el Cielo los Ángeles y bienaventurados se maravillan eternamente de hasta donde llegó Mi amor, y es por mi amor y mi sacrificio perpetuo, que Mi Padre Celestial frena de males muy grandes que vendrían a esta Humanidad pecadora, porque Él cuando contempla Mi amor (hacia las almas), Se aplaca y todo lo soporta mirándome a Mí que Soy Su Hijo predilecto. Yo, Jesús, os hablo.

Esto lo habéis oído muchos de vosotros desde pequeños y ya no os hace ni efecto, porque las cosas os la explicaron mal o mediocremente, por eso, aunque lo oís no os dice nada, y sin embargo, si un familiar o un amigo hiciera cualquier cosa por vosotros como donaros sangre, o prestaros un dinero, lo alabaríais el resto de vuestras vidas. Sí, hijos sí, así sois vosotros, que alabáis a quienes os hacen un poco de bien, muchas veces por compromiso o por interés, y a Mí ni Me consideráis, después de todo lo que hice por vosotros para salvaros y abriros las puertas del Cielo. Yo, Jesús, os hablo.

Por eso el dolor tan grande que es que las almas se pierdan y se pierdan eternamente, porque hijos. ya no hay retorno del Infierno, el que entra en el permanecerá allí eternamente, y parece que esto no os importa. ¡Ay hijos! que dolor para mi Madre ver que Mis dolores a tantos no aprovecharan, porque voluntariamente no desean nada Conmigo. Yo, Jesús, os hablo.

Yo busco a la oveja perdida, aquellas almas que nunca Me blasfemaron, ni Me rechazaron pero que viven en un estado de letargo espiritual porque tampoco nadie las asesoró ni les habló de Mí. Yo las busco y nos la dejo morir en desgracia eterna, así que hijos, tratad de darme a conocer como es conveniente, poniendo todo el énfasis y el amor correspondiente a Mi Redención santísima que tanto aplacó la ira de Mi Padre que aun hoy en el presente del Cielo, la misma hace que El tenga misericordia de las almas y aplaque el rigor de su justicia. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario