17 jun. 2014

Mensajes 13-15 junio 2014 - EE.UU

13 de Junio del 2014
Mensaje Público

“Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.”

“Tengo que decirles que está mal enorgullecerse de cualquier virtud.  Este orgullo niega la virtud.  No presuman que son humildes, pacientes;  ni siquiera se jacten de la obediencia.  Todas estas virtudes tienen que estar en sus corazones y no deben ostentarlas para que alguien las vea o para impresionar a nadie.”

“Deben intentar crecer en la virtud, pero dejen estas batallas entre ustedes y Yo.  Cueste lo que cueste, conforme se vuelven más santos, no asuman el espíritu de arrogancia moral, el cual es un gran peligro conforme se vuelven más virtuosos.”

“Sean caritativos con los demás de pensamiento, palabra y obra.  Si poseen algún puesto alto o son prestigiosos de alguna manera en el mundo, guíen a los demás con rectitud;  nunca usen su autoridad como un instrumento de control.  Yo no respaldo ese tipo de autoridad.”

13 de Junio del 2014

Jesús está aquí con Su Corazón expuesto.  Dice:  “Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.”

“Mis hermanos y hermanas, le doy la bienvenida a todos y cada uno de ustedes.  Pido a todos que se vuelvan apóstoles del Amor Santo dejando que sus corazones se enciendan con el Amor Santo.  Entonces serán inspirados a propagar las devociones y los Mensajes.”

“Esta noche les doy Mi Bendición del Amor Divino.”

14 de Junio del 2014
Mensaje Público

“Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.”

“Solemnemente les digo que la incapacidad de la humanidad para discernir el bien del mar la excluye de vivir en la luz de la verdad.  Esta falta de sano juicio espiritual ha arruinado mucha de la obra del Espíritu Santo, incluyendo matrimonios, gobiernos y vocaciones.  El Espíritu Santo, que es el Espíritu de la Verdad, no puede obrar a través de las almas que están engañadas a ver el bien como mal y el mal como bien.”

“Es por eso que aquí en este lugar ofrezco el sello de discernimiento.  Este sello expone los males de esta generación y trae la verdad a la luz.  Oh, cuánto anhelo llevar a todas las almas a la luz de la verdad.  Entonces no habría abuso de autoridad en aras de la autoridad.  Ya no se negociaría la verdad para redefinir el mal como bien.  El Amor Santo sería la norma moral y espiritual de toda la gente y todas las naciones.”

“Esta es la razón absoluta por la que el Cielo sigue viniendo aquí a la tierra.  Denlo a conocer.”

Lean 1ª Timoteo 2:1-5
Ante todo, te recomiendo que se hagan peticiones, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres, por los soberanos y por todas las autoridades, para que podamos disfrutar de paz y de tranquilidad, y llevar una vida piadosa y digna.  Esto es bueno y agradable a Dios, nuestro Salvador, porque Él quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.  Hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres:  Jesucristo, hombre él también.

15 de Junio del 2014
Fiesta de la Santísima Trinidad

“Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.”

“He venido hoy para hablar sobre el Amor Divino.  La plenitud del Amor Divino es el amor de la Santísima Trinidad;  el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.  Es la expresión de la Voluntad de Dios en el amor a toda la humanidad.”

“El Amor Divino es eterno.  No tiene principio ni fin, igual que el Eterno Ahora.  Trasciende toda ley natural.  El Amor Divino se intensifica con la fe de la humanidad, pues mientras más crean en este amor, más lo reciben.”

Mi venida a ustedes es la manifestación de la Santísima Trinidad del Amor Divino.  El inicio y el fin de cada momento presente es el Amor Divino en el mundo.  El mundo no existiría ni podría existir estando separado del Amor Divino y excepto por el Amor Divino.  Por lo tanto, comprendan que su mismísima existencia es parte del Amor Divino y depende del Amor Divino, pues nada existe fuera de la Voluntad de Dios.”

Lean 1ª Juan 3:1-3
Miren qué amor tan singular nos ha tenido el Padre:  que no sólo nos llamamos hijos de Dios, sino que lo somos.  Por eso el mundo no nos conoce, porque no lo conoció a él.  Amados, a pesar de que ya somos hijos de Dios, no se ha manifestado todavía lo que seremos;  pero sabemos que cuando él aparezca en su gloria, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como es.  Y si es esto lo que esperamos de él, querremos ser santos como él es santo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario