3 nov. 2014

Mensaje 1 noviembre 2014 - España - Oración y Sacrificio por la Jerarquía Católica

RECORDAD EL EJEMPLO DE NÍNIVE CUANDO JONÁS PREDICÓ Y EL PUEBLO ORÓ Y SE VISTIÓ DE CILICIO Y CENIZA

Catástrofes espirituales sucederán en Mi Iglesia, si vosotros los fieles no oráis y no os ofrecéis por vuestra Santa Madre la Iglesia. Yo, Jesús, os hablo.

Bien sabéis que hay que honrar a la Madre, y si decís que sois hijos de la Iglesia, honrad a vuestra Madre con obras, sacrificios y oración, para que Ella se mantenga limpia de toda mancha. No critiquéis tanto a la Jerarquía de la Iglesia Católica y orad más por ella, porque el poder de la oración de quienes oran en gracia de Dios, es incuestionable. Sí, hijos, sí, todo son en vuestras bocas habladurías, pero pocos venís a Mí a pedirme por la Curia Romana e intenciones de todos los que la integran, y eso, es lo que quiero que hagáis, que roguéis por la Jerarquía Católica y que os dejéis de habladurías. Yo, Jesús, os hablo.

Mi poder es infinito y vuestras oraciones hechas con el corazón unidas a Mis méritos, también tienen un gran poder. Por tanto, hijos, para que vuestra Madre la Iglesia camine en luz y sabiduría divinas, orad por los que la integran, tanto fieles como clérigos. Espero de vuestra generosidad un sinfín de oraciones y sacrificios para aplicarlos a las intenciones de vuestros Pastores. Yo, Jesús, os hablo.

Sed prudentes hijos con vuestras lenguas y callad ante lo que no sabéis. Sed parcos en las palabras y no juzguéis a nadie. Yo Soy el Juez divino y sé lo que tengo que hacer, pero exijo de vosotros que oréis por estos tiempos difíciles para todo, también para la fe, porque hay cosas que solo la oración las puede cambiar. Recordad, hijos, el ejemplo de Nínive cuando Jonás predicó y el pueblo oró y se vistió de cilicio y ceniza frenando así la cólera de Dios al convertirse (Jonás, 3). Yo, Jesús, os hablo.

Nada hay que teman más los demonios que el poder de la oración, porque la oración desbarata sus planes y ellos salen perdiendo en la batalla. Así que hijos, dedicaros a orar más como lo haría Mi Madre si estuviera en vuestro lugar, porque solo la oración y el sacrificio pueden cambiar el rumbo de las cosas y suavizarlas o incluso erradicarlas. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario