16 dic. 2014

Mensaje 13/14 diciembre 2014 - EE.UU - No consientan ningun tipo de pecado

13 de Diciembre del 2014
Mensaje Público

La Santísima Virgen dice:  “Alabado sea Jesús.”

“Una vez más vengo para dirigirme a los no creyentes que ponen en peligro su propia salvación por medio de la soberbia.  ¿Acaso no comprenden que el camino de su salvación se les ha presentado como el Amor Santo?  Deben reconocer la soberbia dentro de sus propios corazones que les impide creer.”

“Para creer en el Amor Santo, primero tienen que aceptar que la oposición al Amor Santo está equivocada.  Acepten esto con humildad.  No se resistan obstinadamente al llamado del Cielo a causa de las opiniones de otros.  El Amor Santo es el llamado del Cielo a la unidad y la paz.  El Amor Santo es la verdad y la luz de la verdad frente a ustedes en el sendero a la salvación.  No se salgan de este sendero por el error que ha consumido otros corazones.  Dios, que ve dentro de cada corazón, juzgará conforme al Amor Santo.”

Lean 1ª Corintios 4:5
Por eso, no hagan juicios prematuros.  Dejen que venga el Señor:  él sacará a la luz lo que está oculto en las tinieblas y manifestará las intenciones secretas de los corazones.  Entonces, cada uno recibirá de Dios la alabanza que le corresponda.

14 de Diciembre del 2014
Mensaje Público

“Yo soy tu Jesús, nacido Encarnado.”

“Solemnemente les digo que como hijos de la luz, no consientan ningún tipo de pecado.  Así es como se entremete la confusión y la transigencia.  Así es como se vuelve difícil distinguir el bien y el mal.  No se involucren con la oscuridad ni con ningún esfuerzo que se oponga a establecer Mi Reino en los corazones.”

“Lo genuino ­–la verdad– siempre se basa en el Amor Santo y en la Santa Humildad.  Ambos hacen que el alma busque la realidad de los hechos y viva en la luz de la verdad sin transigencias.”

Lean Efesios 5:6-16
No se dejen engañar por falsas razones:  todo eso atrae la ira de Dios sobre los que se resisten a obedecerle.  No se hagan cómplices de los que obran así!  Antes, ustedes eran tinieblas, pero ahora son luz en el Señor. Vivan como hijos de la luz.  Ahora bien, el fruto de la luz es la bondad, la justicia y la verdad.  Sepan discernir lo que agrada al Señor, y no participen de las obras estériles de las tinieblas;  al contrario, pónganlas en evidencia.  Es verdad que resulta vergonzoso aun mencionar las cosas que esa gente hace ocultamente.  Pero cuando se las pone de manifiesto, aparecen iluminadas por la luz, porque todo lo que se pone de manifiesto es luz.  Por eso se dice:  
Despiértate, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y Cristo te iluminará.  Cuiden mucho su conducta y no procedan como necios, sino como personas sensatas que saben aprovechar bien el momento presente, porque estos tiempos son malos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario